Entrevista exclusiva con: ISAAC BENZAQUÉN (Terapeuta Espiritual)

Entrevistas New Age

Con padres originarios de Marruecos y nacido en  Argentina, Isaac tiene 33 años residenciado en Venezuela. Es Moré, profesor e instructor de todas las ramas en la cultura hebrea, Licenciado en Historia Universal y  especialista en disciplinas como la Astrología, el  Yoga y Tai chi. Profesa la orientación espiritual a través de la filosofía y la tradición mística de la Kabbalah, la cual recibió de su abuelo y su padre, importantes eslabones en la cadena de ancestros Kabbalistas.  Como políglota domina los idiomas hebreo, arameo, inglés y español. Se considera un terapeuta espiritual y entre sus proyectos a corto plazo abrirá muy pronto un Centro de Kabbalah único en el país.

Las Preguntas:

P. ¿Cómo te vinculaste al mundo de la espiritualidad?

R.  En mis comienzos me interesé por la filosofía y la literatura, sin embargo decidí orientarme y seguir la huella de lo que dice el espíritu, en una búsqueda por conocer la integración del cuerpo y el alma, en un accionar espiritual y humano. Siempre me atrajo el mundo holístico, además de que a muy temprana edad tuve la virtud de ser iniciado por mis padres y abuelos en el Kabbalah, ya que ellos eran portadores de un linaje de auténticos kabbalístas.

P. ¿Crees en el karma?

R. Por su puesto, todo lo que sembramos lo cosechamos. Es importante tener una visión integral del proceso kármico, porque generalmente nos percatamos de la cosecha y nos olvidamos de lo que hemos sembrado. Por ejemplo, a veces nos quejamos porque sembramos peras y cosechamos frutos de mala calidad y poco abundantes y esto ocurre porque al momento de sembrar no le prestamos atención a las semillas. En todo lo relacionado a las relaciones humanas, la salud, la familia, la pareja, en toda la vida misma, se requiere saber administrar nuestras potencialidades.

P. ¿Se inclinan tus enseñanzas al tema religioso?

R. Si, la Kabbalah se origina en la tradición hebrea. Yo pertenezco a una familia de rabinos kabbalísticos, por lo tanto, mi inclinación y orientación es hacia el tema religioso, pues nací en esas aguas y abrevo de ellas. Considero que la verdad es una verdad universal y a cada uno lo van guiando y lo van poniendo en determinadas líneas que son la que están acorde o en sintonía con su alma.

P. Empleando una síntesis ¿Qué es lo que profesas como punto primario?

R.- Profeso la idea, la experiencia de un único Creador que no jugó al azar con este universo, y hacia ello  mi servicio a la humanidad y, por ende, a Dios.

P. ¿Te has conseguido alguna vez con gente que contraríen tus ideas y cómo respondes a ello?

R. Hay personas donde el punto de desencuentro es el creer o no en Dios, es allí donde existe la dicotomía o el antagonismo. Por supuesto que en el fondo yo respeto muchísimo las ideas de los demás, en virtud de que yo no nací con una idea preconcebida, sino que me fui formando. Estimo que esas personas también se están formando, por  tanto no hay que violentar su proceso creativo o evolutivo; simplemente me remito a establecer una semilla que en cualquier  momento germinará.

P. A pesar de tu juventud veo en ti un espíritu antiguo, como si de tus pensamientos y palabras llegara con facilidad  un conocimiento ancestral ¿A qué crees tú esta impresión?

R. Bueno, eso es algo que viene inherente en la memoria del alma, y se recibe genéticamente, transmitiéndose de padres a hijos a través de los ancestros. Y yo tengo mucha veneración por los postulados, vida y filosofía de mis antepasados.

P. ¿Crees en el inconciente colectivo, que de alguna forma una persona tiene ya alguna semilla sembrada y necesita del riego para ser efectivo su crecimiento espiritual en cada época?

R. Si creo, pero también esta época tiene una gran ventaja y una gran desventaja. La desventaja es el pluralismo existente y en esa gama encuentras de todo, desde lo más negativo hasta lo más positivo. La gran ventaja es que justamente en esta gama hay muchos respetables líderes que hacen un llamado, cada uno desde su filosofía, su tradición y religión, pero con un consenso en lo que se refiere a ese llamado.

P. ¿Cómo hacemos para reconocer al falso profeta?

R. Por los resultados, en la medida que sus mensajes conllevan a una rivalidad, a una guerra, a una disociación o a una dispersión, ese es un falso profeta. Por el contrario, cuando hablamos de alguien que envía un  mensaje de aglutinamiento, de consenso, de amor, de fraternidad y tolerancia, que lo lleva a cabo y lo trasmite con liderazgo y consecuencia, este es un verdadero profeta.

P. ¿Cómo es la dinámica de tus terapias?

R. Generalmente me piden consejos en el área afectiva, económica y de salud. Quienes me buscan se reúnen conmigo, luego les visito en su hogar, su trabajo o ambiente cotidiano y mido las energías en que se mueven, aplico la astrología kabbalística, lectura de salmos y los asesoro en rituales. Mis terapias más que todo son complementarias a las terapias formales o médicas y buscan favorecer el crecimiento evolutivo.

P. Me enteré que vas a formar un centro kabbalístico y que dictarás algunos talleres, Cuéntanos algo de esto

R. El centro, Dios mediante, va a comenzar a funcionar a partir del nuevo ciclo anual kabbalístico, en Rosh HaShana (año nuevo hebreo) que comienza el próximo lunes 29 de septiembre en la noche, y donde estamos trabajando muy avanzadamente en ello.

P. ¿Cuáles serán los fundamentos del Centro de Kabbalah?

R. Primero desarrollar valores humanos importantes, como el ser honrado, verdadero y equitativo; Desarrollar el autoestima y el amor por si mismo y así constituirse en una “Mercabá”, en un vehículo de la divinidad que nos permite amar y ser felices. El segundo principio es la instrucción mediante el conocimiento para así quienes acudan al Centro se conviertan en portadores del mensaje y en una luz que ilumine su entorno. El tercer punto será el desarrollo de la conciencia, a través de una alimentación sana y balanceada que permitirá mantener la mente del participante apta para incorporar valores y actitudes en su vida diaria, ya que a veces a nivel racional se aceptan conceptos pero a nivel práctico no se ejecutan, y la buena alimentación ayuda a practicar las buenas costumbres. Estos tres fundamentos estarán relacionados y acompañados con la recitación de los Salmos, la oración, los rituales kabbalísticos, el conocimiento del hebreo y arameo y el estudio de los libros clásicos como el Sefer Yetziráel Zohar y los escritos del Arí.

P.  ¿Y los talleres?

R. El próximo taller que  dictaré será el 12 de octubre en el Hotel Embassy de 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde, se llamará: “Kabbalah Nivel Uno” y pronto daremos más información y detalles del mismo, pero te puedo adelantar que su finalidad es dar una referencia de la Kabbalah como herramienta para mejorar la persona. Esto romperá con el mito de que la Kabbalah es inaccesible. La idea es dar luz al respecto y abrir a todos las puertas al conocimiento.

Finalmente agradecemos al profesor Isaac Benzaquén por concedernos esta entrevista, y le deseamos el mejor de los éxitos en esta loable actividad que en esta oportunidad le ha asignado el creador como misión de vida.

Revista Digital UNIVERSO Nueva Era

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *