Entrevista con: ANDREÍNA CARO (Actriz Venezolana) – “Ser real es lo que más te agradece el público”

Entrevistas

Con una diminuta figura que transita entre la sensualidad y la candidez, esta joven actriz evidencia que lo bueno viene en frasco pequeño. Nacida bajo el signo de capricornio, ella es Alexandra Valecillos en “Calle luna, Calle Sol” y una de las imágenes más cotizadas del mundo publicitario.


Comunicadora Social con especialización en publicidad y mercadeo y locutora, Andreína Caro participó como bailarina del recordado programa «El Club de los Tigritos» transmitido por Venevisión, Canal 4 y se convirtió en actriz a partir de la casualidad, haciendo del histrionismo su pasión y modo de vida. Formada bajo la tutela de actores como Rosario Prieto, Yugui López y un curso de actuación de la Academia de Cine y TV de RCTV dictado por Ralph Kinnard, esta joven caraqueña ha logrado desarrollar experiencia dramática gracias a las oportunidades obtenidas en las telenovelas Estrambótica Anastasia, Por todo lo alto, Camaleona y Calle Luna, Calle Sol, siendo precisamente ésta última un reto que la lleva a ahondar sentimientos encontrados y situaciones de la cotidianidad.

Actualmente interpreta a Alexandra Valecillos, una mujer divorciada a la que le cuesta aceptar cualquier aproximación al amor debido a la infidelidad. Meterse en la piel de una mujer traumatizada por el engaño ha significado echar mano de las herramientas que ha logrado como actriz y permitir, con su interpretación, que muchas mujeres se sientan identificadas con su situación: “Su esposo la engañó y ella durante mucho tiempo se dedicó a perseguir a la mujer con quien la engañaba pero sólo logra unirlos más. Con ese fracaso amoroso a cuestas, Alexandra lleva una vida dedicada al trabajo y eventuales salidas con sus amigos pero evita cualquier relación”, comenta Andreina, quien además funge como confidente de Gabriela Bustamante (Chantal Baudaux) en la trama estelar de RCTV Internacional.

Las preguntas:

P.- Interpretas a una divorciada que ha sufrido la experiencia nada grata de la infidelidad y del fracaso. ¿Qué ha sido lo mas difícil de convertirte en Alexandra?

R.- No ha sido fácil. No me he casado nunca, y entender en piel propia lo que significa un matrimonio es duro, imagínate entender el divorcio… Ni siquiera puedo decir como hija que he vivido alguna de esas situaciones porque mis padres se divorciaron teniendo yo meses de nacida, así que ha sido un trabajo fuerte. Me he sentado a hablar con mi mamá, saber qué vivió, cómo se sintió, qué la movía luego de la separación, etc. También he hablado con muchas mujeres divorciadas que ni se dan cuenta que mis preguntas son para crear a Alexandra, me he metido hasta en foros de internet de mujeres divorciadas y es interesantísimo, la mujer divorciada aunque al principio sufre, luego pasa a una suerte de etapa de renacimiento y es dueña de su vida más que nunca, es más alegre, se acepta más, es como si se quitara un peso de encima, de verdad es admirable.

P.- ¿Qué te atrajo de este personaje?

R.-Ser actriz te da esa capacidad de encarnar experiencias que tu tal vez nunca has experimentado, y cuando es así, es más rico, es mayor el reto, es donde está el trabajo real de la actuación. Quiero hacer muchos personajes y que todos sean distintos, quiero hacer de prostituta, de mujer mala y calculadora, de bulímica, de  acomplejada, de mujer maltratada,  de bailarina, de campesina, de barrio… siempre quisiera que mis personajes dieran un mensaje de aliento, un personaje que diga a través de la pantalla “sé por lo que estas pasando”.

P.-Actualmente la trama de tu personaje la lleva a caer en las garras de un mujeriego ¿te ha sucedido en la vida real?

R.-¿Qué hombre no es mujeriego? (risas) hay unos más que otros, pero al final todos ¡sacan las garras! Creo que mi primer amor fue un mujeriego con negritas y mayúsculas, pero gracias a esas experiencias que te va dando la vida y el día a día, uno puede seleccionar mejor entre las opciones del mercado. No he sido una mujer sufrida gracias a Dios, ni de vivir relaciones tormentosas por este tipo de problemas, y espero que no suceda en el futuro.

P.- ¿Y Alexandra? Todo parece indicar que terminará enamorada…

R.-Aún no sé si Alexandra terminará enamorada de Cesar Ayala (Sandy Olivares), hasta ahora tienen una relación bien interesante de amor odio como la resumo yo, porque aunque ella no lo odia lo menosprecia cada vez que puede; pero es una estrategia de buscar el defecto para no engancharse entre lo que pensará ella es “su peor opción”, pero vendrán situaciones en donde ambos compartirán tantas cosas que quizá se demuestre aquello que dice “del amor al odio hay un pequeño salto”.

P.- ¿Cuál sería el personaje a la medida de Andreina Caro?

R.- No tengo límites, cualquier reto que yo acepte como actriz lo llevaré adelante y será a mi medida. Fíjate que en “Estrambótica Anastasia”, era Yeli una muchacha de servicio bastante reservada, trabajadora, del interior del país; era un personaje de algunos capítulos y terminó creciendo y grabando hasta el capítulo final. Luego vino Milagros, en la telenovela “Por todo lo alto” y hacerle una caracterización fue idea propia, cuando me lo dieron dije “aprovechemos que tengo aparatos en los dientes, ella va con lentes, se va a vestir demasiado normalita, va a ser retraída y de bromita se maquillará”, recuerdo que la gente me decía que aprovechara mi físico y no me ocultara tras esos lentes, pero yo quise hacer algo distinto. Esta ha sido una de las experiencias más bellas, y tengo que decirlo, que me ha tocado vivir hasta ahora en la televisión, en este proyecto conocí personas maravillosas que ahora son grandes amigos como Liliana Meléndez, Luis Olavarrieta, Ileana Alomá, compartí mucho con una amiga de infancia como es Ámbar Díaz, el director Otto Rodríguez, de verdad me quedo corta nombrando actores y técnicos con los que compartí. En “Camaleona” mi participación fue corta, de tres meses aproximadamente, y encarné a Paola, la mejor amiga de Gioia Arismendi. Paola era una universitaria extrovertida, una chama líder, rumbera, coqueta era lo contrario de Milagros.

Alexandra Valecillos, es otra cosa ¡tiene hasta apellido! es el personaje más completo que he representado hasta ahora, y le doy las gracias infinitas a Dios y a todos los involucrados en este proyecto, al Sr. José Vicente Quintana, los escritores, a reparto, a producción, al director, a mis compañeros actores; porque este es el momento que yo siempre había esperado.

P.- Alexandra es un personaje más maduro…con una trama que va en desarrollo

R.- Ella, con el perfil que venía desarrollando, no sólo se quedó como la asistente y mejor amiga de Gabriela Bustamante (Chantal Baudaux) sino que además, su trama se ha ido desarrollando cada vez más y eso es una gran satisfacción para mí como actriz. Ha sido el personaje con mayor responsabilidad para mí, sé que es mi oportunidad de oro y pienso aprovecharla al máximo. Confieso que al principio estaba muy asustada, tenía casi tres años retirada, y decía voy a trabajar con Chantal Baudaux ¡que lujo! Pero todo ha fluido muy bien porque cuando uno encuentra el norte de lo que deseas hacer, no hay nada que te detenga. De hecho paralelo a este proyecto, tenía dos propuestas en canales de la competencia, y al momento de decidir pensé en que esta producción seguro sería algo espectacular ¡y no me equivoqué! La novela es un éxito y los números así lo demuestran, de verdad estoy orgullosísima porque mi corazón me decía que era aquí donde debía estar.

P.- Cuatro telenovelas forman parte de tu hoja de vida en la pantalla chica ¿Te interesan el cine o las tablas?

R.-¡Por supuesto! Hay que prepararse, estudiar, escuchar, ser humilde, preguntar, ser actor es una experiencia de vida que te pasea por muchas emociones que a veces desconoces. Ya hay algo que se está cocinando y que huele muy bien (risas)… No estoy negada a ninguna posibilidad, sé que todo va llegando en su justo momento. Quiero crecer como actriz, es algo fundamental, soy de las que leo libros, pregunto a colegas, y sigo estudiando actuación en mis tiempos libres y es divino, nunca había estudiado algo con tanto afán. El cine y el teatro son un sueño para cualquier actor, y lo mágico es que cada género es totalmente diferente.

P.- ¿Qué puedes ofrecer para marcar la diferencia en un  medio tan competido como éste?

R.- Sabes que yo no pienso en la competencia, mis energías van encaminadas hacia otra cosa. De hecho, cuando trabajaba como modelo yo llegaba con mi 1.66 metros de estatura pero bien plantada ante esos mujerones (risas) si pensaba en competencia creo que me habría deprimido el primer mes. Soy una persona más bien de energías, en busca de la felicidad espiritual y eso me hace sentir y pensar en que doy todo con el corazón y el alma, y que eso tiene su recompensa. Marcar la diferencia para mí es ser sensato, ser humilde, prepararse, mantenerse en pantalla, tocar emociones en el espectador, que la gente diga a mi me pasó eso, yo reaccioné como ella, tengo las virtudes o los defectos del personaje que representa. Ser real, eso es lo que más agradece el público.

P.- Aparte de “Calle Luna, Calle Sol” ¿qué otros proyectos te ocupan actualmente?

R.-He hecho algunas campañas publicitarias que están actualmente en pantalla y otras que faltan, todo dependiendo del tiempo que me deje libre “Calle Luna, Calle Sol”. El artista siempre está en la búsqueda de nuevas experiencias y proyectos, he hecho casting para un proyecto en cine y estoy fascinada con eso, ojalá se me de esta gran oportunidad porque es algo diferente a la actuación en dramáticos, de hecho también para eso me estoy formado, no espero que llegue la oportunidad para prepararme, me preparo para que llegue. Actualmente formo parte de la campaña publicitaria de Nestea, es un comercial súper divertido que esta en radio, prensa, TV y vallas.

P.- Muchos te identifican por el comercial de ropa íntima…

R.- Es un comercial hermoso, súper bien cuidado a nivel de dirección, de estilismo, de todo. ¡Sacaron lo mejor de mí! tanto así que la gente me dice que no puede creer que todo eso esté escondido bajo mi ropa (risas). Esto no me sonroja, lo que si digo es que aquí está la representación de las chiquitas con sabor aunque es obvio que hay pose, hay búsqueda de los mejores ángulos, fue un trabajo arduo de todo un día para lograr ese comercial que ha hecho que la gente se olvide de mi nombre y me diga «Diane».

P.- ¿Qué te dejó El Club de los tigritos? 

R.– ¡Fue una gran experiencia para mí! estuve casi tres años formando parte del Ballet de Marjorie Flores, de quien aprendí la disciplina que se necesita en este medio y hasta en la vida misma, la profe era muy exigente y eso es algo que agradeceré por siempre porque nos enseñó a no dejarnos llevar por banalidades del medio, por no dejarnos llenar la cabeza con falsas expectativas, por querer y luchar siempre por lo que queríamos. Fue muy divertido, aún guardo las cintas de VHS que tiene los programas, allí de hecho tuve un asomo a la actuación.

P.- Con esa experiencia como tigrita y la experiencia en animación de eventos corporativos ¿te dejarías seducir por esa faceta?

R.- Nunca he abandonado la idea de ser conductora de un programa, aunque lo dejaría para dentro de unos años, ya le agarré el gusto a la actuación ¡y no está en mis planes abandonarla!

Contacto de Prensa: Blanca Santos 0412 225 0877- blanquisantos@gmail.com

Revista Digital UNIVERSO Nueva Era

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *