AMOR, SEXO Y ASTROLOGÍA…

Articulos Astrología


Por astr. Carlos Dum / Caracas, Venezuela – Desde hace mucho tiempo la sexología se había convertido en un tema tabú dentro de la interpretación astrológica. Hoy por hoy, los astrólogos ahondamos cada vez más en esta materia que también reviste de importancia para la vida en pareja, en vista de que la gran mayoría de las personas que asisten a una consulta astrológica dentro de sus muchas inquietudes también preguntan por su relación de pareja o vida amorosa. Por otro lado, casi todas las personas que pretenden o están dispuestas a vivir una relación afectiva se interesan instintivamente por el signo zodiacal de la otra, aún sin ser astrólogos, pues a través de nuestro inconsciente colectivo sabemos que de una u otra forma podemos conocer previamente las características mentales y emocionales de la otra persona mediante las pautas arquetípicas verificadas y asignadas a las influencias de cada signo desde tiempos inmemorables.

Para los estudiosos de la astrología en lo que se refiere a la sexualidad en particular, contamos con ciertas configuraciones planetarias entre otras cosas; donde se vinculan al planeta MARTE, dueño del impulso conquistador que mide la energía sexual inclinado en su rasgo más positivo a una sexualidad dispuesta y vigorosa, en tanto que en su rasgo negativo se asocia a la insatisfacción y la frustración. Por otro lado, el planeta VENUS, responsable de la conexión y fusión que mide la tensión erótica mostrando en su rasgo positivo gran sensualidad y afecto, mientras que en su parte negativa nos habla de la adicción y la compulsión sexual que pudiese manifestarse en el mapa zodiacal de cada persona. Estos nos suministran también valiosa información acerca de las relaciones, preferencias, impulsos instintivos, vida sexual, capacidad de dar y recibir amor, y disfrute de los placeres afectivos tal como enunciamos a continuación:

MARTE en ARIES.- Nos sugiere una sexualidad orientada a la conquista ardiente, rápida, intensa y a veces egoísta, cual entusiasta atleta de competencia. (Son los más proclives a la eyaculación precoz o al orgasmo rápido).

VENUS en ARIES.- Tendencia hacia la sensualidad cálida y manifiesta en un sentido muy íntimo y posesivo. Gusta de la expresión directa e impulsiva y exige amor antes que nada.

MARTE en TAURO.- Se caracteriza por una fuerte energía sexual que es muy relajada al principio para volverse cada vez más apasionada e inagotable.

VENUS en TAURO.- Nos habla de una capacidad de entrega sensual y cálida, dónde la aproximación física es altamente considerada en todo momento. La seguridad importa.

MARTE en GÉMINIS.- No muy impulsivo al principio, pero de gusto por una conversación de tinte erótico mientras se prepara para el acto. La diversidad de posiciones y la experimentación de nuevas alternativas es importante para el mismo.

VENUS en GÉMINIS.- El preámbulo del coqueteo es una habilidad innata para los que tienen ésta configuración, los caprichos y la relación calculada serán de su mayor interés, donde los verdaderos sentimientos no tendrán mucho que buscar. Gusto por los cambios.

MARTE en CÁNCER.- Al principio una timidez que tiende a desaparecer para desarrollar luego una entrega total. La fantasía y la emoción serán espontáneas mientras haya seguridad y se sienta necesitado.

VENUS en CÁNCER.- El romanticismo como primer detonante para cualquier inicio ante una relación intima. Capaz de conjugar lo espiritual y lo físico en el sentido de la ilusión. Los mimos y la gentileza serán altamente considerados.

MARTE en LEO.- De gran confianza y seguridad para el impulso y el deseo. Gusto por el dominio, pero también se orienta mucho a la actuación y menos precia la critica.

VENUS en LEO.- Deseos y pasión que siempre están vivos, a veces en forma extravagante. Gusto por la exhibición y la admiración. Siempre orgulloso de su agilidad felina para el acto.

MARTE en VIRGO.- Habilidad para el control en el sexo. Gusto por la precisión y lo metódico en el accionar y a veces algo santurrón y puritano. No desperdicia energías y crítica lo que le pareció estuvo mal aunque sea en su interior.

VENUS en VIRGO.- Sensualidad más bien tímida, mucha reserva en la intimidad. No obstante, preferencia por los masajes corporales para descongelarse lentamente. Da gran importancia a la higiene y a la pulcritud.

MARTE en LIBRA.- En el amor, a veces de planificar mucho y hacer poco, o lo que pueda. Se oriente mucho a la pareja, es sensible y no muy impulsivo. Le elegancia y el refinamiento son importantes para los que poseen ésta configuración.

VENUS en LIBRA.- Luego de una profunda indecisión y evaluación hacía la pareja, se orienta hacia un sexo más que todo juguetón donde el erotismo refinado y elegante cobra mayor interés.

MARTE en ESCORPIO.- Gran pasión y perseverancia en la conquista. Dónde no descarta la manipulación y el chantaje. Puede obsesionarse por completo con la pareja. El impulso sexual es fuerte, muy apasionado y sin ningún tipo de tabúes.

VENUS en ESCORPIO.- Gusto por la seducción ante todo, el placer por el morbo siempre estarán presente. Capaz de crear adicción sexual y obsesión. No resiste las tentaciones del placer.

MARTE en SAGITARIO.- Siempre animado por la búsqueda de objetivos que le sean placenteros. Tendencias a la exageración y sobreestimación de sus posibilidades. No obstante, el deseo surge de forma noble y espontánea.

VENUS en SAGITARIO.- Se inclina hacia las relaciones exóticas, sin poder dominar los sentimientos de inconstancia e inestabilidad. Erotismo que se enciende con mucha facilidad y poder de disfrute.

MARTE en CAPRICORNIO.- Paciente, disciplinado y persistente en el amor. La sexualidad es fuerte y con inclinaciones maratónicas para el acto, al mismo tiempo de control y seguridad en sí mismo.

VENUS en CAPRICORNIO.- Profundidad para el juego del amor, se toma las cosas muy en serio y no es muy dado al coqueteo. Gusto por las relaciones con gran diferencia de edad. A pesar de contar con una fuerte energía sexual, puede controlarse sin dificultad por grandes periodos de abstinencia.

MARTE en ACUARIO.- Algo excéntrico para el amor, impredecible en su accionar. Apariencia fría, pero voluntariosa. Mucho interés teórico en el sexo y gusto por experimentar las formas precarias y revolucionarias.

VENUS en ACUARIO.- Necesidad de sentirse libre para poder amar de verdad. Gusto por la originalidad en el coqueteo y la igualdad de derechos en la relación. No es muy apasionado, lo que a veces lo hace algo excéntrico y poco fiable. Erotismo inclinado a la excesiva experimentación.

MARTE en PISCIS.- Amor intuitivo, pacífico y conciliador. Extremadamente sensible a cualquier dolor y dependiente de los estados anímicos. Desarrolla más impulso amatorio cuando se consigue en un estado alterado por el licor o los fármacos. Fácil candidato para la seducción.

VENUS en PISCIS.- De no tener limitaciones para la entrega y normalmente se pierde en sueños e ilusiones por su incapacidad de establecer límites. Fácilmente explotable en el amor, dónde disfruta haciendo el papel de víctima. Erotismo orientado al misterio y la seducción.


Por otro lado, no podemos pasar por alto las Casas Astrológicas vinculadas entre otras cosas con el placer y la sexualidad como la CASA 5; que también se relaciona con el coqueteo, el romance y el placer. Dónde se puede explorar la sensualidad y el erotismo en su forma experimental. Mientras que CASA 8, deja entrever los tabúes y transgresiones que llevan a la experiencia sexual y también a sus crisis.

CASA 5 en ARIES.- Vitalidad sexual muy impulsiva, a veces puede tornarse violenta y tender fácilmente a los excesos. El sexo puede considerarlo más cuantitativo que cualitativo.

CASA 8 en ARIES.- Las relaciones pueden volverse temperamentales, a veces por motivos irracionales e imprevistos. Caprichos infantiles dentro de la relación.

CASA 5 en TAURO.- Tendencia a la relación más bien maternal y excesivamente protectora. La sensualidad se torna intensa y con tendencias a los celos ocultos.

CASA 8 en TAURO.- Fuerte sexualidad que por lo general despierta a temprana edad. Implacable al perseguir los objetivos que ya se ha planteado. Renovación ante las crisis.

CASA 5 en GÉMINIS.- Entusiasmo juvenil y alegre ante la relación. Placeres y diversiones en forma antojadiza, con posible depresiones nerviosas y actitudes caprichosas si no se le complace.

CASA 8 en GÉMINIS.- Clara intuición y seguridad de instinto para experimentar la sexualidad. Encanto por descubrir las cosas ocultas y las experiencias de la pareja.

CASA 5 en CÁNCER.- La búsqueda del placer es profundamente hedonista. Sensualidad intensa pero condicionada por las situaciones sentimentales. Posibilidad de riesgos por excesos hacia los placeres arcanos y poco naturales.

CASA 8 en CÁNCER.- Sensibilidad angustiosa por temor a las separaciones. A veces evasiones fantásticas y confiada a los sueños para mantener una relación.

CASA 5 en LEO.- El placer y la sexualidad son buscados con entusiasmo, megalomanía y exhibicionismo. Necesidad del reconocimiento para ocultar cualquier sentimiento de inferioridad. Urgencia por probar de forma constante el efecto que tiene sobre la pareja.

CASA 8 en LEO.- Posiblemente el dueño de esta configuración le cuesta soportar los fracasos, y de darse el caso, tenga una confrontación intensa con el psicoanálisis de su sexualidad. No obstante siempre estará muy dispuesto a la exploración de los secretos, lo enigmático y la resolución de los conflictos internos.

CASA 5 en VIRGO.- La vitalidad sexual es regulada por un ritmo más bien lento. La sensualidad será moderada o púdica. Con gran riesgo de introversión ante los placeres del erotismo y de una actitud de renuncia ante los mismos.

CASA 8 en VIRGO.- Mente que se torna más inquisitiva para espiar y descubrir todo lo que esté oculto. Actitud dogmática y compulsiva ante la relación.

CASA 5 en LIBRA.- Tendencias a evitar el exceso en lo que se refiere a los placeres. Sin embargo, presta al coqueteo y a la ilusión de ser feliz. Siempre sabe cómo mostrar lo mejor de sí misma(o). Triunfa mediante una actitud muy calculadora.

CASA 8 en LIBRA.- Atracción hacia todo lo prohibido. Por lo general exhibe un aura erótica y seductora. Las relaciones son apasionadas e intensas. Gusto por las relaciones peligrosas, la manipulación sexual y los juegos eróticos.

CASA 5 en ESCORPIO.- Vitalidad amorosa muy fuerte, pero más oculta que evidente. Gusto por la doble vida con placeres secretos. Tendencia a los excesos sexuales y a la curiosidad por lo morboso.

CASA 8 en ESCORPIO.- Amor por las relaciones complicadas o que mantengan cierto riesgo latente. La sexualidad despierta a temprana edad dónde es descartado todo tipo de tabú o lo que esté prohibido. Tendencias al sadismo y a las ideas obsesivas sexuales.

CASA 5 en SAGITARIO.- Inclinación a considerar los placeres con simplicidad, a la búsqueda de gozos sanos y naturales. Gusto por lo novedoso con riesgos de excesos por inquietud. Actitudes de donjuán y afortunado para las innumerables relaciones.

CASA 8 en SAGITARIO.- Tendencias a crear dependencias tanto física, económicas y sexuales. Encanto por explorar las regiones ocultas de la personalidad en la pareja con el fin de encontrar sus puntos débiles.

CASA 5 en CAPRICORNIO.- Auto control en el tono vital, que a veces va dirigido hacia la tenacidad en el trabajo más que a la búsqueda del placer. Sensualidad controlada y dosificada. Inclinaciones al distanciamiento mental y material de los placeres.

CASA 8 en CAPRICORNIO.- Temor a las emociones profundas y a las experiencias sexuales abrumadoras o que no se puedan controlar. Interior tímido y reservado, con miedo a los fracasos. Proclive a la frialdad emocional, la impotencia o la frigidez.

CASA 5 en ACUARIO.- Se inclina a la relación que no le sea muy posesiva ni asfixiante. Sensualidad discreta. Gusto por los placeres novedosos y los constantes cambios. Más compañera (ro) que amante. Lucha por la auténtica profundidad de sentimientos que casi nunca termina de conocer.

CASA 8 en ACUARIO.- Constante lucha por ser autónomo de los impulsos sexuales. No obstante capaz de utilizar las libertades sexuales y de ignorar los tabúes sociales. Dificultad para permitir que alguien entre en sus sentimientos más profundos.

CASA 5 en PISCIS.- Vitalidad más bien nerviosa, con inclinaciones a la hipersensibilidad por temores inexplicables. De dejarse arrastrar por los placeres con una actitud a veces masoquista. Muy imaginativo y cautivador cuando se trata de coquetear y seducir. Erotismo que se ve estimulado por afrodisíacos o fármacos. Gusto por el sexo tántrico.

CASA 8 en PISCIS.- Mucha fantasías sexuales. Sueños de fundirse con la pareja y ser uno. Inclinación hacia la nostalgia y hacia la sexualidad espiritual. Proclive al libertinaje ilimitado y fácil de seducir.


En fin, podemos concluir en términos astrológicos que la conducta humana y sus disposiciones innatas es el resultado de la integración genética o herencia psicológica que recibe la persona en el momento de la concepción y aunado a los factores ambientales de crecimiento, educación, y experiencias, pero activada y moderada por las influencias astrales desde el instante de su nacimiento

Carlos Dum – Editor, Presidente de FUNDAFEVA

Revista Digital UNIVERSO Nueva Era

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.